Traducido por María Sará

Las fiestas de fin de año pueden ser una época maravillosa para las personas con demencia y sus seres queridos. Mantener las tradiciones familiares les brinda a todos la sensación de que pertenecen a la familia y se identifican son sus miembros, y esta unión es reconfortante para quienes viven con demencia.

Sin embargo, muchos cuidadores se sienten inseguros a causa de las obligaciones adicionales que celebrar las fiestas implica, ya que aquello requeriría tiempo y energía extra a su vez. Como en todo, es importante hallar el equilibrio adecuado.

Con esto en mente, hemos creado una lista con consejos para ayudarte a encontrar un mejor balance entre tu participación en actividades relacionadas con las festividades y el ocuparse de tus necesidades propias y las de las persona que recibe tus cuidados:

  • Celebra las festividades que sean importantes para ti e incluye a la persona con demencia tanto como sea posible.
  • Establece tus propios límites y asegúrate que otras personas los tengan claros. No tienes que colmar las expectativas de tus amistades o familiares; puede que estés en una situación muy distinta a la suya.
  • Incluye a la persona con demencia en preparativos para las fiestas que sean simples. Observarte les ayuda a familiarizarse con las celebraciones que se aproximan, y participar en actividades contigo les puede proporcionar el gusto de ayudar y hacerles sentir la emoción del momento.
  • Anima a tus amistades y familiares a que visiten. Una forma de asegurarte que todo salga bien es regular el número de personas que pueden visitar al mismo tiempo, o programar periodos de descanso para la persona con demencia para que se recupere del exceso de estimulación.
  • Prepara distracciones apaciguadoras, como un álbum de fotos familiares, en caso de que la persona con demencia se altere.
  • Intenta evitar situaciones que puedan frustrar o confundir a la persona con Alzheimer, incluyendo multitudes, cambios en la rutina, o lugares desconocidos. Además, intenta apartarte de sonidos muy fuertes y de fuentes de luz muy brillantes u opacas, y evita consumir bebidas alcohólicas en exceso.
  • Saca algo de tiempo para hacer actividades relacionadas con las festividades de fin de año que te gusten. Si recibes una invitación para ir a una celebración a la cual la persona con Alzheimer no puede atender, puedes ir por tu cuenta. Para esto, pídele a un amigo o familiar que se quede un rato con la persona a quien cuidas mientras sales.

Preparándose para recibir invitados

Preparar a los invitados por adelantado les permitirá saber qué esperar y elimina la necesidad de hablar de la persona con demencia mientras están presentes.

  • Explica a los invitados que la persona con Alzheimer no siempre recuerda cuál es la manera adecuada de actuar. Dales ejemplos de cosas que podrían pasar, como ver que la persona con demencia tiene episodios de incontinencia, toma la comida con sus manos, anda deambulante, o tiene alucinaciones.
  • Ofrece a los invitados maneras compasivas de responder a lo que la persona con Alzheimer dice.
  • Si esta es la primera vez que reciben una visita desde que la discapacidad de la persona con demencia empeoró de manera severa, puede que no recuerde el nombre de los invitados o su relación con ellos, pero sin duda pueden disfrutar de su compañía.
  • Sugiere actividades o temas de conversación en los cuales sabes que la persona que cuidas puede participar.
  • Explica que la pérdida de memoria es causada por la enfermedad y no intencionalmente.
  • Enfatiza que pasar tiempo juntos es mucho más significativo que lo que la persona con demencia logre recordar del momento.

Preparando a la persona con demencia

Estos son algunos consejos para ayudar a que la persona con Alzheimer esté lista para recibir visitantes:

  • Comienza por mostrarle una fotografía de quien visita a la persona una semana antes de la llegada. Cada día, explica a la persona quién va a visitar mientras le muestras la foto.
  • Planea una llamada entre la persona con demencia y la persona invitada. Esto le permite a quien visita tener una mejor idea de qué expectativas tener antes de llegar, y le da a la persona con demencia la oportunidad de familiarizarse con los invitados.
  • Mantén la rutina tan normal como sea posible.
  • Durante el ajetreo de la temporada de fiestas de fin de año, es importante que saques suficiente tiempo para descansar para así evitar la fatiga.

¿Necesitas apoyo durante las festividades? ¡Estamos aquí para ayudarte! Llámanos para obtener más información sobre nuestros servicios gratuitos: 858.492.4400.